Historia

Un poco de historia...

El 25 de octubre de 1993, un grupo de personas inquietas y preocupadas por la situación que en aquellos momentos sufrían las personas con discapacidad visual en Cataluña unimos esfuerzos en Barcelona para crear una asociación que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida y promover el bienestar social de este colectivo: Había nacido la entidad bajo el nombre de la Associació Catalana de Cecs. La asociación se inscribió oficialmente el 17 de febrero de 1994 en el Registro de Asociaciones de la Generalitat y el 28 de noviembre de 1997 fue declarada de Utilidad Pública por el Ministerio de Interior.

La entidad empezó modestamente, en un piso particular, proporcionando únicamente actividades de animación sociocultural con el apoyo de personas voluntarias, gracias a las cuales aumentamos las áreas de actuación hasta cubrir los tres ámbitos principales: Servicios Personales, Servicios Culturales y Servicios Sociales.

En 2001 trasladamos la sede desde la calle Calabria 67 a la calle Cardenal Reig 32 de Barcelona. Y en 2004, coincidiendo con nuestro décimo aniversario, pusimos en marcha un Plan de profesionalización de la entidad, con el apoyo de la Generalitat de Cataluña, fruto del cual desarrollamos varios proyectos de gran relevancia para la Asociación, como la revista Ull (ojo) o el acuerdo con el Gran Teatro del Liceo que permitía por primera vez la audiodescripción de óperas.

En 2005 cambiamos el nombre de la entidad por el de Associación Catalana de Cecs y Disminuïts Visuals para que todas las personas con problemas visuales se sintieran incluidas en nuestra entidad y dimos apoyo a un prometedor proyecto de la Fundación Hospital San Juan de Dios sobre diagnóstico de la retinopatía en nonatos prematuros (RetCam).

En 2007 desarrollamos el área de Tiflotecnología, organizando el ExpoLupa 2007 y emprendiendo clases de informática adaptada, un área que con los años se ha convertido en una de las más importantes para la inclusión de las personas con discapacidad visual.

En el año 2008 iniciamos proyectos para la integración laboral de personas con discapacidad visual como Tiflokiros, y nacieron dos grandes eventos en nuestra entidad: El Festival Tiflollibre, una acción para promover la cultura accesible a la vez que mejora la calidad visual de las personas en el Tercer Mundo, y la Noche de la Visión en que recogemos fondos para el fomento de la investigación de enfermedades oculares.

En 2009 cambiamos el nombre a la entidad por la actual, Associació Discapacitat Visual Catalunya B1 + B2 + B3, porque entendimos que el concepto en que todas las personas con alguna afectación visual queda incluida es éste.

A lo largo de más de 20 años de historia, nuestra infraestructura ha crecido paralelamente con nosotros, completando el equipo multidisciplinar con una trabajadora social, un psicólogo, un técnico en rehabilitación básica, una tiflotecnología, otros profesionales dedicados a diversas áreas y un magnífico equipo de voluntariado que supera el centenar de personas. Los y las voluntarios no sólo hacen acompañamientos, también ofrecen clases de Braille, hacen quiromasajes o participan en actividades de captación de fondos para el desarrollo de los proyectos de la asociación.


En este tiempo hemos hecho más de 30.000 acompañamientos a nuestros socios, más de 1.500 salidas de animación socioculturales, con una asistencia de cerca de 20.000 personas y hemos formado a más de 800 voluntarios en el correcto trato a las personas con discapacidad visual.

La Asociación Discapacidad Visual Cataluña B1+B2+B3 continuará luchando por los derechos y mejorando la calidad de vida de las personas con discapacidad visual. Seguiremos ofreciendo los servicios que el colectivo necesita, y atendiendo a todas las personas independientemente de su nacionalidad y su grado de visión adaptándose a las tendencias sociales.